• ATOMIC Benjamin Raich Interview
  • ATOMIC Benjamin Raich Interview
  • ATOMIC Benjamin Raich Interview
  • ATOMIC Benjamin Raich Interview
Race mar 02, 2012

BENJAMIN RAICH: “MI COMBUSTIBLE ES LA PASIÓN”

A por todas. La estrella de Atomic Benjamin Raich lo ha ganado prácticamente todo: dos oros olímpicos, tres títulos de campeón del mundo, un triunfo en la general de la Copa del Mundo y 36 victorias en pruebas de la Copa del Mundo. Y hace muy poco, justo un año después de romperse los ligamentos cruzados, conquistó su primer supergigante, en Crans Montana. Atomic habló con Raich en Kvitfjell tras celebrar su 34º cumpleaños, ni más ni menos que 5.834 días después de que este atleta excepcional se estrenara en la Copa del Mundo, también en Noruega.

ATOMIC: Feliz cumpleaños, aunque sea con retraso. No habrás tenido mucho tiempo para celebrarlo, ¿verdad?
BENJAMIN RAICH: Muchas gracias. No, la verdad es que no. Ayer tenía el vuelo a Oslo, pero el día antes lo celebré un poco con la familia en mi casa, en Pitztal, con una tarta y un poco de café. ¡Como a mí me gusta!

ATOMIC: ¿Recuerdas dónde estabas el 10 de marzo de 1996, hace 16 años?
RAICH: Sí, también estaba en Noruega, en Hafjell, a pocos kilómetros de aquí, para competir en la prueba de eslalon. Aquel año era mi gran objetivo. El título de campeón del mundo júnior fue genial, pero para mí era mucho más importante poder participar en la Copa del Mundo. Fue increíble poder esquiar con Tomba, Sykora y Stangassinger, que entonces era mi compañero de habitación, y admirar a los mejores del mundo en acción. En la primera manga bajé bastante bien, con descaro. Por desgracia, me comí una puerta muy cerca de la meta…

ATOMIC: Tu época de oro empezó dos temporadas más tarde, cuando ganaste en Schladming delante de 50.000 espectadores, remontando desde la 23ª plaza. ¿Te imaginabas entonces todo lo que vendría después?
RAICH: Recuerdo aquella prueba como si fuera hoy. A pesar de mi posición, solo estaba a 1,2 segundos del primero después de la primera manga. Mientras iba subiendo en telecabina, vi claro que podía ganar si bajaba bien. Hoy nadie se cree esta historia, pero ese día decidí que iría a por la victoria. Más o menos me imaginaba cómo sería celebrar mi primera victoria delante de ese público y de todos los medios de comunicación. Ese día despejé todas mis dudas y decidí centrarme de lleno en luchar por mis objetivos en este deporte. Y la apuesta por convertirme en esquiador profesional, con sus pros y sus contras, siempre me ha compensado como persona.

ATOMIC: Después de muchos años de éxitos, en los Mundiales de esquí de Garmisch del año pasado te lesionaste de gravedad por primera vez en tu carrera. ¿Cómo valoras de momento tu regreso a la competición?
RAICH: Una lesión era una experiencia totalmente nueva para mí. La verdad es que he aprendido mucho y he intentado sacar lecciones útiles. Desde que empecé en el instituto (un centro especial para esquiadores de Stams), nunca había bajado el ritmo. Y la lesión me obligó a tomarme un respiro. He tenido mucho tiempo para pensar en mi futuro y en lo que he conseguido hasta ahora. Ha sido una experiencia necesaria. Ahora, he cambiado cosas en el material y en el aspecto físico. Una situación así te obliga a armarte de paciencia y a trabajar la confianza en el aspecto técnico. De momento es una temporada de transición, pero está marchando bastante bien, en la buena dirección. La victoria en supergigante ha sido seguramente el momento más especial.

ATOMIC: ¿Qué es lo que más te motiva ahora? ¿Una primera victoria en descenso?
RAICH: Mi motivación, mi combustible, es la pasión. Si pierdes la pasión, dejas de ser competitivo. Evidentemente, para poder alcanzar tus objetivos hay que reunir una serie de condiciones, pero si quieres ganar tienes que estar dispuesto a enfrentarte a tus propios límites y a asumir este reto. Me encanta entrenar, trabajar para llegar a una meta. Y como me divierto, todavía sigo peleando y todavía tengo retos en la cabeza. ¡Nunca se me acaban! Y uno es, sin duda, la victoria en descenso. Teniendo en cuenta mis resultados y el retraso que llevo, todavía la veo lejos, pero en los preparativos de cara a la próxima temporada me centraré en el descenso. El nuevo perfil lateral seguramente me ayudará, ya que todo el mundo tendrá que acostumbrarse a los nuevos materiales y, por tanto, todos partiremos del mismo punto.

ATOMIC: En su día usaste esquís de eslalon de 193 cm de largo. ¿Te va a costar adaptarte a los nuevos perfiles laterales en las próximas temporadas?
RAICH: Los cambios en el material siempre cuestan, pero si me pongo a pensar y quejarme sobre lo que no me gusta y lo que no quiero hacer, ya habré perdido antes de empezar. Siempre intento estar abierto a las novedades y darles una oportunidad. En el pasado ya vivimos cambios drásticos, como por ejemplo cuando de repente pasamos a usar esquís de 155 cm. Hay que ser flexible: el esquí profesional exige flexibilidad, igual que la vida. En general, me planteo la vida como un cambio constante.

ATOMIC: Sin embargo, hay algo que no ha cambiado: siempre has esquiado con ATOMIC. ¿Por qué?
RAICH: ATOMIC me ha acompañado siempre, desde que gané el campeonato infantil de Tirol. El trabajo en equipo con la gente de la empresa ha ido haciendo su camino de una forma natural. Me siento muy vinculado a ATOMIC, porque siempre me ha dado grandes resultados. Esquiadores, diseñadores, preparadores, montadores de esquís, esquiadores de pruebas… son muchos expertos unidos bajo un mismo objetivo. Siempre he compartido la pasión y la obsesión por mejorar de ATOMIC. Cuando algo ha fallado, siempre he tenido una respuesta. Por ello, nunca he utilizado otros esquís. Ahora mismo, todo el material que utilizo es de ATOMIC: casco, gafas, botas, fijaciones… todo. ATOMIC y yo tenemos un mismo objetivo, el mismo de siempre: queremos ser los mejores.