ene 05, 2012

HIRSCHER: REY DE ZAGREB Y LÍDER DE LA COPA DEL MUNDO

Tercera corona de la temporada. El sensacional atleta de Atomic Marcel Hirscher conquistó la tercera victoria de este curso en el eslalon de Zagreb, en unas condiciones tremendamente exigentes. Además, recuperó el cetro de líder de la Copa del Mundo. ¿Cómo consiguió este esquiador de solo 70 kg conservar la ventaja de la primera manga en las suaves pendientes de Sljeme y con una temperatura por encima de 0 grados? El preparador de Atomic Edi Unterberger y el propio Marcel Hirscher nos dan las claves.

“¡Uf! Ha sido una prueba realmente difícil —confesaba un sonriente Marcel Hirscher sobre la línea de meta—. He ido al límite y he estado a punto de caerme. En estas condiciones, si no quieres quedarte atrás, no hay más remedio que bajar a la máxima velocidad”. Tras terminar la primera manga como líder, Hirscher obró el milagro y consiguió el décimo mejor tiempo en la segunda manga, sobre la nieve mojada por la lluvia de Sljeme. En conjunto, acumuló 29 centésimas de ventaja, suficientes para coronarse rey de Zagreb, tras la estela de Marlies Schild, la campeona de ATOMIC, proclamada Reina de la Nieve en el mismo escenario tan solo dos días antes.

PASIÓN Y MATERIAL PERFECTO: LA FÓRMULA DEL ÉXITO

Cuando a Marcel Hirscher le tocó el número 1 en el sorteo, todo hacía presagiar un año excelente. Por sexta vez en su carrera en la Copa del Mundo, el joven esquiador de 22 años terminó la prueba con el número 1 junto a su nombre en la clasificación, un éxito que no es fruto del azar. Una de las claves es sin duda la pasión. “Me encanta disfrutar de la montaña, aunque no esté compitiendo. Me divierto esquiando y, por eso, todo va bien”, manifestó Hirscher ante las cuestas de Zagreb. Sin embargo, el éxito no sería posible sin un material perfecto y un constante esfuerzo de innovación. Así lo ve el preparador de ATOMIC Edi Unterberger: “Buscamos una configuración del material que se ajustara como un guante a esas condiciones extremas. Confeccionamos una lista de 10 pares de esquís y realizamos muchas pruebas. Este escenario no tiene nada que ver con Beaver Creek o Alta Badia”.

Share